Intermitente

abril 03, 2017 4 Comments A+ a-



¿Está bien ecuchar a The Smiths a estas horas de la tarde? Vaya preguntita...

¿Os habéis detenido a observar las caras de la gente mientras andan con prisas por la ciudad? Me parece tan excepcional como triste. Me apena un poco ver como la mayoría de ellas, si no tapadas por sus pantallas táctiles, están agobiadas, nerviosas, preocupadas, sin percatarse de esa hoja que acaba de caer sobre aquel niño pequeño cargadito con su mochila, de ese edificio con una terraza llena de flores, de esa molesta losa despegada del suelo que todo el mundo pisa una y otra vez y que nadie arregla nunca ¿Serán cosas de hacerse mayor?
En la monotonía de la rutina hay que inventar lo extraordinario o acabaremos arrastrados y apedreados por la corriente de la inmediatez y la opacidad.

No recuerdo exactamente desde cuando, pero me estoy volviendo cada día más y más intermitente. Me imagino como una de esas bombillas rojas en lo alto de una pared, esas que se encuentran rodeadas por una pequeña red de hierro y que no paran de encenderse y apagarse. Significan algo pero nadie lo sabe o a nadie lo encuentra importante al fin y al cabo. Siento esto como una manera silenciosa de pedir socorro, un "Help! I need somebody".

Si decidiéramos apagar la luz del día, o la de los farolillos al anochecer, me pregunto cómo de roja se vería la ciudad, cómo de rojizo sería el resplandor de la tierra desde un punto lejano en el espacio.

Vivimos en un mundo lleno de luces encarnadas, totalmente intermitentes, cada vez más y más brillantes... La pena es que solo unos pocos ven caer las hojas y casi nadie se da cuenta de las deterioradas losas en el suelo.

Bienvenidos a este micromundo, gracias por detenerte aquí y simplemente leer, simplemente compartir un poco de esta pequeña locura que me rodea.

4 comentarios

Write comentarios
Ícarus
AUTHOR
5 de abril de 2017, 11:52 delete

Yo sí tenía la costumbre de observar a la gente cuando estaba en Madrid. Allí nadie se fija en nadie, pero yo, al ser de fuera, sí lo hacía. Daba un poco de pena, aunque al final te acababas acostumbrando.
Qué bien que has vuelto; se te echaba de menos.
Un abrazo.

Reply
avatar
Amapola Azzul
AUTHOR
5 de abril de 2017, 21:57 delete

Las prisas de la vida moderna, la forma diferente de poder comunicarnos quizás nos aisle más o nos comunique de otro modo...

Un abrazo.

Reply
avatar
6 de abril de 2017, 9:24 delete

Estoy de acuerdo con lo que dices, y es que cada vez observamos menos el entorno porque el móvil nos tiene enganchados, es una pena no disfrutar tan intensamente de lo que tenemos alrededor.

Besos.

Reply
avatar
Elendilae
AUTHOR
12 de abril de 2017, 20:09 delete

A veces yo también me paro a observar el rumor de la vida; me dedico, como dices, a observar los rostros de las personas, a imaginar como será su vida, en qué estarán pensando, qué estarán sintiendo. Es una pena que nos perdamos todas esas cosas por estar mirando a otras ventanas.

Un besito

Reply
avatar